10 Tips para cuidar la piel en verano

julio 31, 2018

Muchas veces se confunde el verdadero rol de una asesora de imagen y ocurre porque se piensa que una buena imagen se logra únicamente a través de la elección de las prendas o los colores correctos. Y sí, la ropa que vestimos influye muchísimo, pero no debemos olvidar que la aceptación, autoestima y cuidado de nuestro cuerpo también forma parte de una buena imagen.

Mucho se habla sobre el cuidado de la piel, pero esperamos tanto el verano que, apenas llega, solo contamos con el protector solar cuando nos exponemos al sol y el after sun cuando ya nos hemos tostado. Sin embargo, nos olvidamos de la preparación de la piel para recibir los rayos del sol después de meses sin hacerlo.  Así que aquí te muestro lo que hago para cuidar mi piel antes, durante y después de esta temporada soleada.

Antes del verano

1. “Cápsulas del sol”: son cápsulas orales que proporcionan una protección extra y preparan la piel para el bronceado, mejorando la tolerancia y  evitando así algunas manchas o bronceados desiguales. Por lo general, comienzo a tomarlas al menos dos meses antes del verano; sin embargo, es importante consultar al médico especialista para solicitar una recomendación personalizada.

2. Exfoliación: Seguramente te ha pasado que vas a la playa en verano y sientes que no te has bronceado excesivamente, pero tu piel se empieza a pelar. Esto ocurre porque la piel se regenera todos los meses y no hemos llevado a cabo la exfoliación previa. Por eso, días antes de mi exposición al sol tengo especial cuidado en la exfoliación para lograr un bronceado más uniforme.

Durante la exposición

3. Protector solar: El ya conocido protector solar. Al igual que la exfoliación, el protector solar es algo que normalmente uso, incluso en invierno, pero durante esta temporada debemos cuidarnos y proteger aún más la piel. Yo aplico el protector al menos 15 minutos antes de la exposición al sol, utilizo una cantidad de crema considerable y repongo el producto cada vez que vuelvo de darme un chapuzón (y si decido no entrar en el agua, al menos cada hora u hora y media me vuelvo a aplicar el protector).

4. Hidratación: La piel también se cuida con lo que ingerimos. Tomar agua es indispensable para mantener una hidratación óptima; sin embargo, también intento ingerir otros tipos de líquidos, como zumos de fruta natural (natural por favor, no valen los zumos envasados aunque indiquen que son naturales) y té verde (frío). Por el contrario, evito a toda costa las gaseosas debido a que generan el efecto contrario a una buena hidratación. 

En cuanto a los alimentos, si es posible, opto por pescados azules, los cereales integrales (para mantener la piel hidratada), la zanahoria y las frutas de color rojo, ya que ayudan a potenciar el tono de nuestro bronceado.

5. Cremas hidratantes: Normalmente uso cremas a base de agua porque siento que mi piel lo requiere aún más en esta época del año; sin embargo, la elección del tipo de crema es una decisión que debe conjugarse con el tipo de piel. Utilizo cremas tanto en el rostro como en todo el cuerpo para evitar la deshidratación de mi piel. Por las noches, suelo usar cremas para «usar por la noche» y tengo especial cuidado con lavar bien mi rostro por las mañanas porque estas cremas pueden generar manchas si se exponen al sol.

6. Limpieza del rostro. Debido al sol y al calor, solemos sudar más de lo normal por lo que con las cremas, el salitre y la arena, los poros pueden taparse causando alguna pequeña infección y por consecuencia un granito indeseado.

7. Vigilar la piel: no quiero sonar friki con el tema y sé que en vacaciones queremos desconectar, pero para cuidarnos no debemos tomar vacaciones, así que si veo algún cambio en la piel que sea considerable como cambio de color en alguna zona, lunar o mancha diferente intento protegerlo aún más y si es necesario contacto con algún médico.

8. Ojo con los perfumes/colonias y el limón/lima: yo amo estar perfumada siempre, pero en esta temporada intento buscar aquellos perfumes que no contengan alcohol debido a que pueden hiperpigmentar la piel generado alguna mancha. Al igual ocurre con el limón/lima, en esta temporada solemos tomar algún cóctel que contega esta fruta o incluso la exprimimos en algún plato típico de la costa. En caso de que caiga alguna gota en la piel, intento lavar muy bien esa zona.

9. Ropa adecuada. Aunque parezca obvio, a veces ignoramos la importancia de cubrir correctamente nuestra piel y no hablo solo de una sombrilla, sino de gorras, sombreros e incluso, en las horas de mayor exposición, cubrirnos con alguna prenda como blusón, camiseta, etc.

Posterior a la exposición

10. Hidratación con aloe vera: los geles que contienen esta planta ayudan a  calmar posibles lesiones en la piel por la exposición al sol debido a sus propiedades antiinflamatorias que estimulan el crecimiento de las células de la piel y ayudan a su hidratación.

Importante: en el momento de exponerme al sol intento elegir las horas en las que los rayos no incidan directamente. En caso de no tener otra opción, intento cuidar aún más mi piel (protector, hidratación, ropa).

Si tienes alguna duda, escríbeme 🙂

¡Un abrazo!

Beauty

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *